mascotown.com

¿Por qué lloran los pointers?

Saber por qué llora un pointer puede ser de gran ayuda para solucionar el problema. Un pointer llorando a veces puede ser el sonido más estresante que escuchas en un día, ¡pero siempre hay una solución!

Los pointers lloran de aburrimiento, dolor, entusiasmo, estrés, miedo, falta de ejercicio o necesidad de atención. El entrenamiento de la obediencia y las rutinas de ejercicio variadas son soluciones comunes. El llanto puede indicar una afección más grave que requiere atención médica.

El llanto puede ser irritante o preocupante según su pointer individual y sus hábitos. Antes de descartar el llanto como una simple irritación, es importante evaluar la situación y determinar si es habitual o inusual. Aprender de qué proviene el llanto puede ser de gran ayuda para detener el problema en su origen.

Razones por las que su pointer está llorando

El llanto de los pointers (más comúnmente conocido como lloriqueo) puede ser muy estresante si no sabemos cómo detenerlo. El lloriqueo es un pointer de muchas cosas en el mundo de un pointer.

No pueden comunicarse con nosotros como normalmente nos comunicamos entre nosotros. Preguntarle a su pointer “¿qué pasa?” normalmente sólo le permitirá inclinar la cabeza de forma confusa. Sus lloriqueos, ladridos, gruñidos y aullidos se utilizan para intentar comunicarnos problemas o necesidades con nosotros (sus dueños).

La comunicación es clave para_cualquier_relación. ¡Allí! ¡Lo dije! Este viejo cliché está tan cerca de la verdad con los perros como con los humanos.

¿Por qué lloriquea un perro? ¡Déjame contarte las razones! Algunas razones diferentes por las que su pointer puede llorar (o quejarse) incluyen:

  • emoción
  • deseo de atención
  • mendicidad
  • aburrimiento
  • dolor
  • estrés
  • temor
  • falta de ejercicio o estimulación mental

Esa es una lista bastante considerable y puede parecer abrumador lidiar con las diferentes causas. Afortunadamente, muchos de estos problemas se pueden agrupar bajo la misma solución.

Muchas veces, el entrenamiento de obediencia constante puede ser clave para dejar de lloriquear. Otras veces, puede ser solo un lloriqueo temporal que requiere atención a su miedo o estrés. En casos más graves, el llanto puede indicar un dolor leve o condiciones médicas más graves.

Si alguna vez sospecha que su pointer siente dolor por alguna razón invisible, llévelo a su veterinario para averiguar la fuente.

Arreglar el llanto del pointer que es constante

Si ha considerado que su pointer es un “llorón”, probablemente sea bueno comenzar a probar varias cosas para frenar ese hábito. El lloriqueo habitual generalmente se debe a que un pointer no puede expresarse y ha descubierto que los resultados más efectivos de llamar su atención provienen del lloriqueo.

La emoción, el deseo de atención, la mendicidad, el aburrimiento o la falta de ejercicio y estimulación mental son todas cosas que se han solucionado antes a través de tres vías diferentes. Éstos incluyen:

1.entrenamiento de obediencia
2.rutinas de ejercicio variadas
3.estimulación mental específica

Es importante recordar que estos tres puntos de venta no son soluciones mágicas. No son instantáneos y requerirán mucha paciencia, fuerza de voluntad y tiempo.

Es mejor comenzar a entrenar cuando tu pointer es un cachorro joven para ayudarlos a crecer y aprender al mismo tiempo. Comenzar temprano realmente ayuda a solidificar los buenos hábitos en su pointer. Recuerde que los malos hábitos son igualmente fáciles de desarrollar, por lo que es importante mantenerse alerta.

Si su pointer ya está completamente desarrollado, aún es posible frenar este hábito con la misma determinación y paciencia. Los perros mayores suelen mostrar un poco más de terquedad cuando abandonan un hábito que tenían durante años.

1 . Entrenamiento de obediencia

adiestramiento de perros pointer

El entrenamiento de obediencia es una gran herramienta para los pointers en general. Esta raza generalmente se cría para largos días de caza y, naturalmente, es muy atlética y enérgica. Requieren ejercicio vigoroso diario para mantenerse saludables y agotar su abundancia natural de energía.

Incluso los pointers que no muestran hábitos de llanto se benefician enormemente de un entrenamiento de obediencia constante. Se recomienda que el entrenamiento comience justo a las 8 semanas de edad cuando los reciba. El entrenamiento no comienza siendo extremo, pero lo básico sigue siendo beneficioso incluso a una edad tan temprana.

El entrenamiento de obediencia es excelente porque pueden aprender formas de llamar su atención que no incluyen lloriquear o saltar. Pueden aprender a comunicarse con usted de manera eficaz sin emitir sonidos de llanto constantemente.

Por lo general, proviene de la coherencia en la que comienzan a comprender lo que es aceptable para usted. Esto requerirá mucha repetición y consistencia. Los pointers son muy inteligentes y pueden adquirir nuevas habilidades y hábitos fácilmente cuando entienden lo que consígales una recompensa o un elogio.

El llanto se entiende rápidamente como un comportamiento negativo durante el entrenamiento de obediencia y no les da ninguna recompensa. Las recompensas son aquello a lo que los pointers responden mejor, y harán cualquier cosa para recibir una. Use golosinas para incentivar a su cachorro a actuar de la manera que usted quiere que lo haga.

2 . Ejercicio

foto de perro pointer haciendo ejercicio y jugando con una pelota

El ejercicio diario de su pointer también puede ser de gran ayuda para ayudar a disminuir el hábito de llorar. A veces, los pointers llorarán porque están aburridos, ansiosos o estresados. Muchos de estos problemas pueden deberse a la falta de ejercicio suficiente.

Idealmente, los pointers requieren al menos dos horas de ejercicio vigoroso cada día. El ejercicio no solo trabaja sus músculos, sino que también ayuda a expulsar energía. La energía acumulada puede acumularse y volverse negativa si no se controla.

Algunas formas de mantener el ejercicio interesante y más efectivo que un paseo informal por la calle incluyen:

  • yendo a correr
  • hacer que tu pointer corra junto a tu bicicleta
  • ir de excursión
  • llevar su pointer a un campo abierto y seguro donde puedan correr y deambular
  • ir a nadar
Perro pointer inglés

Los pointers que no hacen suficiente ejercicio y estimulación mental intentarán afrontarlo cavando, ladrando, lloriqueando o masticando.

3 . Estimulación mental

La estimulación mental es tan importante como el ejercicio para un pointer porque son muy inteligentes y han sido criados para rastrear y resolver problemas en el campo de caza.

Las actividades que caen dentro de la categoría “estimulantes mentalmente” pueden ser cualquier cosa, desde jugar a buscar hasta permitir que su pointer corra y deambule por un gran campo abierto. Ellos rastrearán y seguirán aromas que les ayudarán a pensar y resolver problemas mientras buscan.

Una vez que se satisfagan estas necesidades básicas, su pointer estará más tranquilo y más dispuesto a escucharlo. Si el lloriqueo sigue siendo continuo después de satisfacer estas necesidades, es posible que deba llamar a un veterinario u otro experto que pueda brindarle una orientación más específica para su pointer.

Recuerde que esta solución posiblemente no le dará los resultados que necesita hasta después de unas semanas o meses de consistencia. Es importante saber que el ejercicio físico y mental siempre debe ir acompañado de un entrenamiento de obediencia para que sea más efectivo.

Abordar el llanto inusual del pointer

Puede encontrar que su pointer que nunca antes gimoteó ahora está llorando y gimiendo. No sabe qué hacer y puede que esté un poco nervioso. Los pointers que no lloran habitualmente también pueden carecer de ejercicio o estimulación mental.

Deberá reevaluar cuánto ejercicio está haciendo su pointer para asegurarse de que sea suficiente.

También pueden estar estresados ​​o asustados por gente nueva, animales, ruidos o eventos. Evalúe la situación en la que ha estado su pointer para ver si es necesario sacarlo de la situación o consolarlo.

Antes de cambiar su rutina y afirmar que algo es la causa de los llantos inusuales de sus pointers, querrá revisar su pointer porque pueden tener alguna lesión o problema médico que requiera atención.

Problemas médicos y dolor

A veces, las lesiones son una causa común del llanto anormal de un pointer. Querrá seguir las señales de su pointer (es decir, cojeando, una pata levantada, lamiendo) para identificar la raíz de la lesión.

Si parece que no puede encontrar una lesión física y su pointer parece sentir algún tipo de dolor, llévelo a un veterinario o al hospital de emergencia para mascotas de inmediato si sospecha que el problema es más grave. Una llamada a su veterinario es un buen punto de partida y puede recomendarle el mejor curso de acción.

En ocasiones, los pointers pueden descubrir que pueden llamar la atención fingiendo dolor, pero esos momentos son raros y, por lo general, pueden entenderse como falsos tras una inspección más cercana.

Es una buena práctica tener precaución y llevar su pointer al veterinario para que lo revise. Aquí podrá obtener consejos sobre lo mejor que puede hacer para solucionar el problema.