mascotown.com

¿Con qué frecuencia ladran los pointers?

Es importante saber a qué niveles de ladridos se está registrando al elegir su pointer. Los hábitos de ladrar del pointer pueden variar según las circunstancias, por lo que puede ser difícil medir exactamente la frecuencia con la que ladran como ciencia.

Los pointers no ladran mucho. Tienen una tendencia relativamente baja a ladrar cuando están entrenados y bien ejercitados. Sin embargo, ladrarán si se aburren durante demasiado tiempo o para alertar a los propietarios de peligros/extraños.

La propensión de un perro a ladrar puede ser un factor decisivo para que lo adoptes o no. También puede ayudarlo a comprender si hay un problema, si su perro está aburrido o si simplemente es curioso y vocal. Hay mucho más en el ladrido de un pointer hábitos de los que se pueden ver en la superficie.

Pointers y ladridos

Los Pointer no son conocidos por sus hábitos de ladrar, y la mayoría de los perros de esta raza solo ladrarán ocasionalmente si necesitan atención o si sienten que algo anda mal.

Una de las primeras cosas que aprendes de niño es que el gato dice “miau”, la vaca “muge” y los perros “ladran”. Es la característica básica que aprendemos sobre los perros a una edad temprana. Dicho esto, no siempre somos fanáticos de este atributo en particular, especialmente cuando es constante o inoportuno.

A continuación se muestra una tabla con algunos ejemplos de perros con diferentes tendencias a ladrar. Como puede ver, los Pointers tienen una baja tendencia a expresarse a través de ladridos.

Raza de perro Tendencia a ladrar
Chihuahua Alto
Beagle Alto
Galgo italiano Bajo
Pointers Low

No es que los pointers sean perros perfectos y silenciosos que nunca hacen un pío cuando no quieres que lo hagan. Es más como si ladraran con propósitos muy específicos.

La razón más común para los ladridos consistentes y perturbadores de un pointer es cuando están aburridos y encerrados durante demasiado tiempo. Este comportamiento tiende a manifestarse junto con la masticación y la excavación destructivas.

La energía ilimitada que es característica en los pointers debe dirigirse hacia caminos constructivos o, de lo contrario, se manifestarán en esas formas bastante desagradables para los propietarios.

También ladrarán cuando escuchen ruidos extraños o vean a personas que no conocen cerca de sus casas. También puede ver un pointer ladrando a las ardillas o pájaros que terminan en un árbol dentro de su radar y alcance.

A diferencia de un chihuahua que ladra a casi todo y por cualquier motivo, los pointers generalmente mantendrán sus ladridos al mínimo a menos que necesiten algo o quieran tu atención. .

Casi ningún perro te dará absolutamente ningún ladrido. Ladrar es la forma en que los perros se expresan con nosotros, entre sí y con el mundo.

Ladrar es parte de la vida, pero definitivamente no queremos ladridos excesivos o continuos día tras día. Aquí hay algunas cosas que hacen que un pointer rompa su silencio.

Aburrimiento que lleva a ladrar

Conocido por su espíritu exuberante, el pointer debe estar afuera y participar en un ejercicio intenso todos los días.

Requieren al menos una hora de ejercicio vigoroso todos los días para liberar la energía reprimida que se acumula al permanecer adentro o estar confinados por la cerca del patio trasero.

Se recomiendan dos horas de ejercicio especialmente para la familia que quiere un perro un poco más tranquilo para pasar el rato en el sofá después de un largo día.

Liberar esa energía es vital para un hogar feliz con un pointer. Cuando no se eliminan, necesitan encontrar otras salidas para esa energía bruta y eso nunca es bueno.

Fueron criados para cazar durante horas y horas, por lo que su resistencia, resistencia y energía están diseñadas para durar. Se volverán ansiosos y destructivos cuanto más tiempo no se les den vías para liberar esa energía.

Los tres comportamientos más destructivos en los que se involucran cuando se descuidan durante demasiado tiempo son:

  • masticar cualquier cosa y todo
  • cavando hoyos en el patio trasero
  • ladrando sin parar

No hay nada peor que tener un perro que no ladra a nada durante todo el día. Esto también puede manifestarse por el ladrido de su perro a todo lo que pasa por la cerca de su patio trasero durante todo el día.

Los vecinos pueden molestarse y resentirse con el perro que los molesta día y noche por ladrar. También comenzará a sentirse ansioso e irritado por un perro familiar inquieto y ruidoso. La mejor manera de eliminar este problema de raíz es hacer un hábito de ejercitar el pointer todos los días.

Esta raza se aburre. Eso es todo al respecto. Están hechos para pasar largas horas en una cacería y, por lo tanto, no se contentan con sentarse en un parche de luz solar todo el día.

No me malinterpretes, les encanta un buen baño de sol, pero esos momentos de relajación solo pueden ser disfrutados verdaderamente por el perro y el dueño si hacen el ejercicio que necesitan. Esto le hará la vida mucho más feliz y el perro se sentirá significativamente más tranquilo y contento.

Los pointers pueden aburrirse y ser destructivos si no se ejercitan.

Es mejor saber antes de comprar un pointer que requiere un estilo de vida activo para ser la mascota que usted desea que sea. Si tiene la intención de usarlos para cazar, definitivamente querrá entrar en la rutina de dejarlos correr su energía reprimida natural.

Incluso si son solo una mascota de la familia sin intención de salir a cazar, llevarlos a un ejercicio vigoroso puede hacer que la experiencia y la relación sean mucho mejores para todos los involucrados. Un perro que ladra puede poner de mal humor a toda la familia.

Ladrando a los extraños

Mucha gente quiere saber si los pointers son buenos perros guardianes. Esta es una pregunta delicada debido a su naturaleza atenta combinada con su falta de agresión.

Algunos pueden pensar en un perro guardián como un animal extremadamente protector que lucharía por su familia a toda costa. Al menos eso es lo que siempre pensé cuando era más joven y me di cuenta de que mi pequeño chihuahua probablemente no iba a ser suficiente en el departamento de protección.

El pointer no es un animal agresivo. Su ascendencia cazadora le da un muy buen sentido de las cosas que suceden al estar alerta y listo para cualquier cosa.

Estos perros definitivamente pueden decirte cuando algo anda mal o cuando hay extraños cerca a través de ladridos. Su capacidad para rastrear y localizar presas ocultas los ha hecho susceptibles a cosas que son diferentes u ocultas. Ladrarán para avisarle de extraños o personas en su puerta, pero eso es todo.

Probablemente sea mejor decir que los pointers son buenos perros guardianes en lugar de perros guardianes.

A menos que estén entrenados de otra manera, ladrarán cuando alguien esté en su puerta o cerca de su casa cuando el perro esté afuera. Son criaturas curiosas y se distraen con las cosas que suceden en su mundo. Ya sea una persona demasiado cerca de tu cerca o una ardilla trepando por un árbol.

Por qué los pointers no ladran tanto

Algo que se ha mencionado varias veces es que los pointers fueron criados para la caza de presas pequeñas o con alas. Su trabajo principal es localizar y acechar a la presa para que el cazador la encuentre y dispare.

No pueden lograr esto con ladridos y aullidos excesivos como probablemente lo haría un sabueso. Usan el olor de la presa en el aire para ubicar un lugar general donde las aves pueden estar escondidas.

Cuanto más se acercan, más lentos y cautelosos se vuelven. Con mucho cuidado, avanzarán lentamente hacia el lugar donde pueden oler la presa y luego se congelarán, en silencio hasta que lleguen sus dueños.

Esta herencia es otra forma de explicar por qué el pointer no tiene una gran tendencia a ladrar. Nunca tendrían éxito en sus cacerías si corrieran ladrando y asustando a todos los animales.

Ladridos juguetones

Por supuesto, como todos los perros que se divierten, los pointers a veces ladran durante el tiempo de juego. Si está tratando de mantenerse alejado o algún tipo de juego de persecución, puede encontrar que su pointer ladra de emoción.

Con todo, los pointers no ladran sin una razón. Ladran cuando se emocionan por jugar contigo, para avisarte cuando un extraño llama a la puerta o si no están haciendo el ejercicio que necesitan. Los pointers definitivamente no ladran en exceso cuando reciben toda la atención y la capacitación que necesitan.

La escuela de obediencia cuando es un cachorro y la constancia en casa pueden ser de gran ayuda para enseñarle a su pointer cuándo es apropiado ladrar y cuándo deben detenerse.